Saltar al contenido
Narcos Famosos

La Misteriosa Sonrisa de Pablo Escobar

Foto de Pablo arrestado

Estoy seguro que en repetidas oportunidades haz visto esa foto tan famosa donde Pablo Escobar sale sonriendo y que lo perjudicaría tiempo después cuando este era miembro del congreso, pero ¿Sabes cómo ocurrió este arresto?

En este artículo te cuento todos los detalles, incluyendo la revelación de un importante personaje que ayudaría a Pablo cuando este se encontraba en prisión, así que léelo hasta el final.

Ahora si eres de los que prefiere escuchar y no leer, puedes ver el siguiente video donde te cuento lo mismo que leeras en el artículo.

Inicio en el Negocio

Cuando Pablo Escobar se inició en el negocio de la droga, transportaban la pasta de coca desde Ecuador hasta Colombia en los guardabarros de tres carros que él había adquirido.

Al cabo de varios meses con la crecida del negocio los tres carros ya no eran suficientes, así que decidió comprar un camión carpado con mayor capacidad y camuflaban la droga en la llanta de repuesto del camión, el cual iba cargado con papas para disimular la entrada de la droga en el país.

Pablo y gustavo examinando el guardabarro
Escena de Narcos donde se ve a Pablo examinando el guardabarros del auto

Un día, uno de los socios de Pablo en el narcotráfico decidió retirarse del negocio, pero antes de hacerlo le delató la existencia del camión a unos amigos suyos del DAS con el fin de que le cobraran a los dueños de la mercancía un porcentaje por dejarlos pasar.

Sin embargo, no todo salió como el hombre lo había planeado, ya que uno de los agentes decidió contarle lo que sabía a uno de sus superiores, quien decidió actuar de inmediato ordenando la ejecución de un operativo especial para capturar a todos los involucrados.

Detención del Camión

De esta forma el camión logro pasar sin ningún problema todas las alcabalas y justo en el momento en que se disponía a entrar a la ciudad de Medellín, los agentes procedieron a interceptarlo para posteriormente ordenarle al conductor que se estacionara a un lado de la autopista.

Los agentes les dijeron al conductor y al ayudante que no se pusieran nerviosos, que simplemente llamaran a sus jefes y les dijeran que fueran a la heladería la samaritana para arreglar una cantidad de dinero y así entregarles la mercancía.

detencion del camion

El conductor del camión se comunicó con Pablo para contarle lo sucedido, posteriormente Pablo se comunicó con su primo Gustavo y juntos emprendieron su camino hacia la heladería.

Antes de ingresar, Pablo contó cuidadosamente dentro del vehículo los cinco mil dólares con los que se proponía comprar el silencio de los agentes.

Ya estando frente a frente mafiosos y policías, Pablo les hizo el ofrecimiento del dinero, pero todo fue una trampa de los agentes, quienes simplemente estaban esperando ese preciso momento para acusarlos de tráfico de estupefacientes e intento de soborno, así como también decomisar la mercancía escondida dentro del camión.

Pablo y Gustavo son Arrestados

Pablo y Gustavo fueron llevados a la cárcel bellavista donde fueron reseñados y donde también se encontraban el conductor del camión y su ayudante.

Es allí donde fue tomada la famosa foto de Pablo Escobar que aparece sonriente, tal vez porque estaba seguro de que su estancia ahí sería muy corta.

Los primeros días de Pablo y Gustavo en prisión fueron un poco duros, ya que circulaba el rumor de que ellos eran infiltrados de la policía que se encontraban ahí para conseguir información sobre las bandas que lideraban en cada uno de los patios del penal.

pablo y gustavo arrestados
Escena del Patrón del Mal donde se ve a los capos arrestados

Afortunadamente las cosas cambiaron para los capos cuando uno de los prisioneros al que Pablo no conocía les dijo a los demás reos que ellos no eran sapos y que los dejaran en paz.

El nombre de este personaje es alguien que más adelante se volvería lugar teniente del mismo Escobar, Jorge Pabón alias el negro quien para ese momento si sabía quién era Pablo Escobar.

Pablo y Gustavo son Trasladados

Aunque luego de la intervención del negro Pabón las cosas mejoraron, Pablo no estaba dispuesto a pasar mucho tiempo en esta cárcel, así que le pagó a alguien para que arreglara su traslado y el de Gustavo a la carcel de Yarumito, una cárcel que parecía más bien una casa de descanso y que para esa época ya contaba con el sistema de puertas abiertas.

En ella, a los prisioneros se les permitía caminar libremente, jugar al futbol y hasta comer su comida en la parte de afuera.

Pablo Escobar se fuga

En esa época los civiles eran juzgados por tribunales militares.

Un día, un camión con militares a bordo llegó a la prisión para recoger a uno de los presos. Pablo, atemorizado de que se lo fueran a llevar a él, decidió saltar la muralla trasera de la cárcel y de esta forma se fugó.

Sabiendo que su madre se preocuparía por él, decidió llamarla para contarle lo ocurrido y le dejo un teléfono para que esta lo pudiera ubicar.

pablo y su mama
Pablo junto a su madre en El Patrón del Mal

El director de la prisión que también conocía a Pablo y a su familia se comunicó con la señora para decirle lo que Pablo había hecho y para decirle que esta acción del narco lo perjudicaría mucho.

El hombre le dijo a la madre que si llegaba a hablar con Pablo le dijera que en ningún momento el ejército tenía intenciones de llevárselo a él, sino a otro de los presos.

Inmediatamente, la señora se comunicó con Pablo y ella misma se encargó de llevarlo de nuevo a la prisión, ya que Pablo al igual que su hermano Roberto le tenían mucho respeto a su madre y siempre hacían lo que ella les ordenaba.

Pablo y Gustavo quedan en Libertad

Al cabo de un tiempo Pablo y Gustavo fueron trasladados a otra prisión. Posteriormente Pablo logró sobornar a uno de los jueces y así llegar a un acuerdo.

El acuerdo era que el conductor del camión se declararía culpable de tráfico de estupefacientes y diría que Pablo y Gustavo no tenían nada que ver.

Gustavo y Pablo liberados
Escena donde se ve a los primos siendo liberados

El conductor recibió una condena de menos de cinco años y Pablo se encargó de que lo pusieran en una buena prisión. Además, le regalo una casa y un carro a su familia y todos los meses les depositaría una cantidad de dinero en el banco.

En peligro las vidas de Pablo y Gustavo

Tan solo un mes después de haber sido liberados, Pablo y Gustavo son nuevamente capturados por agentes del DAS, pero esta vez no con la intención de someterlos a la justicia, sino con la intención de quitarles la vida.

Los agentes los llevaron hasta un sitio desolado de la ciudad conocido como el basurero que quedaba sobre la autopista Medellín – Bogotá. Allí, los bajaron del auto, les amarraron las manos y los hicieron arrodillarse.

Pablo ya sabía el destino que les esperaba, así que sin perder la calma decidió actuar rápidamente y les dijo a los agentes que si los dejaban en libertad les pagaría tanto dinero que jamás en su vida tendrían que trabajar de nuevo.

Los agentes aceptaron dejarlos ir a cambio de un millón de pesos, una suma bastante alta para la época, inclusive mayor que el primer premio de la lotería.

Procedieron a desatar a Gustavo y le ordenaron que fuera a buscar el dinero, pero Pablo no estaba dispuesto a pagar esa cantidad así como así, él quería saber el nombre de la persona que los había vendido, así que le dijo a los agentes que les daría más dinero a cambio de que lo desataran y que le dijeran el nombre de la persona que los vendió.

Los agentes accedieron a la petición de Pablo y le confesaron que el nombre de la persona era El Cucaracho, quien era uno de sus principales socios. Pablo no podía creerlo.

pablo junto al cucaracho
Pablo junto a Gustavo y el cucaracho en una escena de Narcos

Posteriormente, Gustavo llegaría con el dinero y los agentes los dejaron ir en libertad.

Sin embargo, Pablo no dejaría que las cosas se quedaran así como así, ya que una cosa era pedir dinero a cambio de perdonarles la vida, era algo que podía pasar comúnmente en el negocio, pero otra muy distinta era haberles hecho arrodillarse.

Esto representaba un insulto hacia Pablo Emilio Escobar Gaviria, algo que él nunca perdonaría.

Así pues, Pablo deseoso de venganza les ordenó a sus hombres que buscaran y capturaran a los dos agentes, para luego llevarlos a una casa, arrodillarlos y ponerles fin a su vida.